Jake Baum y su equipo del Walter and Eliza Hall Institute of Medical Research de Melbourne (Australia) han logrado captar en imágenes en movimiento por primera vez el ataque de un ‘Plasmodium‘ (agente parásito de la malaria) contra un eritrocito. Los investigadores se han servido de un microscopio electrónico de transmisión y de un microscopio de inmunofluorescencia 3D para grabar una serie de fotogramas durante la invasión, de 30 segundos, y combinarlos luego en un vídeo.

gráfico de la invasión

Tal y como se indica en la Wikipedia:

La hembra del Anopheles infectada es portadora de los esporozoítos del Plasmodium en sus glándulas salivares. Si pica a una persona, los esporozoitos entran en la persona a través de la saliva del mosquito y migran al hígado, donde se multiplican rápidamente dentro de las células hepáticas (los hepatocitos) mediante una división asexual múltiple, y se transforman en merozoitos que entran en el torrente sanguíneo. Allí infectan los eritrocitos y siguen multiplicándose, dando lugar a unas formas iniciales típicamente anulares (trofozoítos), formas en división asexual múltiple (merontes) y finalmente un número variable de merozoítos según la especie de Plasmodium, que provoca la ruptura del eritrocito. Algunos merozoítos se transforman en unas células circulares relativamente grandes que son gametocitos femeninos y masculinos y dejan de multiplicarse, aunque en P. falciparum son más grandes que el propio eritrocito y tienen forma de boomerang, lo que también ocasiona su ruptura. Una hembra de Anopheles no infectada pica a un enfermo y adquiere los gametocitos, y así se inicia el ciclo sexual del Plasmodium. Con la unión de los gametos en su intestino, la formación de un huevo, que es móvil, y que dará origen a un Ooquiste que volverá a dividirse y dar esporozoitos listos para infectar nuevamente, al llegar a las glándulas salivales del mosquito”.

Así que puedes hacerte una idea de la gravedad de la enfermedad que acaba de adquirir el actor George Clooney, aunque evidentemente no es el único.

Fuente: Cell Host & Microbe | Vía: Gizmodo